Lágrimas artificiales

Lágrimas de cocodrilo de mi amiga elo

Mi amiga Elo me soltó el otro día, y se quedó tan fresca, que si la hubiesen educado en otro ambiente ahora sería una psicópata. Basa su afirmación en que no es capaz de echar una lágrima en los entierros. De hecho, íbamos camino de uno y me enseñó un frasquito de lágrimas artificiales que lleva en el bolso para estas ocasiones.

La escena es tragicómica: Elo, llenándose las mejillas de lágrimas antes de dar el pésame. Se vino arriba; tal cantidad de lágrimas no podían corresponder con la pena que le producía la muerte del primo segundo de su cuñada. Tanta lágrima y tanta pena hicieron sospechar a más de dos que entre el difunto y Elo había una historia de amor oculta. De hecho, la viuda salió mosqueada del tanatorio municipal.

«Las personas con psicopatía pueden engañar, manipular, explotar, amenazar, robar o dañar físicamente a otros a la vez que pueden parecer amigables y bien adaptadas de forma superficial».

Psicópata

La reflexión de Elo me dejó preocupado por dos razones: una, acabó con todas mis existencias de clínex y, la otra, porque me hizo pensar si yo soy un psicópata.

Por la definición de arriba, encajo perfectamente en un cuadro de psicópatas

Engaño, sí. Ejemplo: fui varias veces al entierro de mi abuela para justificar sendas faltas al trabajo.

Manipulo, sí. Me lo dijo mi psicóloga cuando intenté ser yo quien dirigiera la sesión.

Amenazo, sí. Cuando le digo a mi mujer que me voy de casa si no me da cariño. Ella rápida como el rayo me da un beso cariñoso y con la puerta en las narices.

Dañar físicamente, sí. Que se lo pregunten a las hormigas a las que ahogaba en pis sin el menor remordimiento.

En fín, psicópata de libro. A todo eso hay que añadir que no me saltó ni una lágrima en el entierro del primo segundo de la cuñada de Elo. Los deudos nos miraban sorprendidísimos de la llantina de mi amiga que contrastaba con mi cara de palo.

Cuando salimos de allí, Elo con la cara lavada y yo con la mía, comentamos que quizá no somos tan psicópatas; prueba de ello es que lloro como un niño pelando cebollas y viendo pelis de amor, y ella llora de risa cada vez que su novio le pide matrimonio.

Leer más: Lágrimas artificiales Leer más: Lágrimas artificiales

¡Suscríbete y te regalo una rosquilla!

Al suscribirte manifiestas tu acuerdo con nuestra política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

2 comments

  1. Susana
    25/09/2023 at 18:58 — Responder

    Magnífica historia de risas, luces y sombras…. sigo dudando de que no seas un psicópata

    1. admin
      26/09/2023 at 00:53 — Responder

      Lo soy

Deja una respuesta

Lo Que Captura La Mirada background image