¿Qué dicen de mí?

Pues, nada bueno.

La señora Pincho me preguntó el otro día que de qué hablamos cuando no está ella. La respuesta fue como un disparo: «¡Pues de ti. De qué si no!».

Y es verdad. Nos juntamos unos cuantos y al que falta se le cose un traje a la medida. Que si ha engordado una barbaridad, que si es una rata que no paga nunca, que si no sabe inglés o tiene las uñas largas.

La intensidad de la crítica suele ser proporcional al grado de amistad con la víctima. Si es mucho, la critica es suave, apenas un comentario por encima sobre lo mal que cuenta los chistes. La intensidad va subiendo conforme la amistad es más lejana y ahí ya pueden entrar a ser criticados hasta los miembros de la familia del ausente. «Si es que tiene un hijo que más más tonto nace furgoneta» o «su marido es un pelota de narices».

Si a alguno de los presentes le da por defender al vilipendiado, las hordas criticonas caen sobre él a saco. Recuerdo el caso de una pintora de notable habilidad artística, pero con pocos admiradores en el grupo. Los comentarios iban de «¡eso lo pinta mi hijo pequeño!» al manido «¡siempre pinta lo mismo!», y por muy encendida que fue mi defensa no puedo evitar que en el aire flotara la idea que la artista era una manchalienzos.

A veces, se dan casos en el que el primo que está siendo desollado aparece de improviso con el riesgo de escuchar las lindezas que se están diciendo. La conmoción es enorme, pero se le dedica una amplia sonrisa a la vez que se le invita a despellejar a algún otro ausente.

A todo esto, quién esté libre de ser desollado o ser desollador, que tire la primera piedra.

Sálvame

En los últimos días he leído que Sálvame, el magnífico programa de televisión, va a terminar sus emisiones. El personal no es consciente de la gravedad del tema. Me sorprende que el gobierno no tome cartas en el asunto para impedir esa locura. Si cierran Sálvame, el porcentaje de desolladores particulares se va a extender como la covid. Ese programa sirve de muro de contención para la crítica entre amigos. Su muerte es la muerte de los grupos de conocidos que se van a tirar al cuello unos a otros.

En fin, termino ya. Paco me está contando un cotilleo sobre la cuñada de Pipo que no tiene precio.

¡Suscríbete y te regalo una rosquilla!

Al suscribirte manifiestas tu acuerdo con nuestra política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

4 comments

  1. almudena
    23/05/2023 at 14:17 — Responder

    Es fantástico

  2. Felipe Melgarejo Valdivia
    23/05/2023 at 15:23 — Responder

    Desaparece Sálvame? No te preocupes, harán otro similar

  3. Julio
    23/05/2023 at 17:22 — Responder

    Bueno

  4. Nuria de Espinosa
    25/05/2024 at 17:33 — Responder

    Jajajaja, las cosas que dice la gente. Muy bueno. Abrazos

Deja una respuesta

Lo Que Captura La Mirada background image