Hombre se toma las pastillas de golpe

El tamaño sí importa*

* Este post es políticamente incorrecto. No lo deje al alcance de los niños y no intente reproducirlo en casa.

Hay sociedades muy preparadas y otras menos. Esa frase con tintes racistas podría ser atribuible a cualquier seguidor de Hitler, Mussolini o el mismísimo Julio César. Pero no, yo le he comprobado en mis carnes, más concretamente en mi boca.

Dos paracetamoles en mi mano.

¿Y dónde podemos ver esa superioridad?. La pregunta tiene una respuesta sencilla e irrebatible: la superioridad se ve en la ingesta de pastillas a mano.

Viendo cualquier película norteamericana podemos encontrarnos con la escena en la que el protagonista abre el armarito de las medicinas; coge el bote de pastillas; vierte una cantidad salvaje de ellas en la palma de su mano y, con ella abierta y gesto veloz, se las lleva a la boca y se las traga. El efecto del medicamento suele ser inmediato y sanador.

Mini pastilla.

Pues bien, pensé: si George Clooney, al que no tengo nada que envidiar, puede hacer eso, yo no voy a ser menos. 

Fui al cajón de las medicinas, yo no tengo armarito. Rebusqué entre las cajas vacías, los prospectos arrugados y las tiritas que no pegan. Cogí un par de paracetamoles, los deposité en la palma de mi mano y, con el mismo gesto de Clooney, me los lleve a la boca. Resultado: me rompí la funda del paleto, me atraganté que casi me asfixio y los paracetamoles acabaron en el techo del cuarto de baño.

Tras el accidente, estudiando lo datos de las cajas negras, salieron a la luz cuestiones que lo explicaba todo. Primero: el tamaño sí importa, como puede verse en las fotografías. Segunda: hay sociedades que nos llevan años de ventaja practicando la ingesta de pastillas a mano son las preparadas.

¡Suscríbete y te regalo una rosquilla!

Al suscribirte manifiestas tu acuerdo con nuestra política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

2 comments

  1. Mari Carmen Sancho Acosta
    17/01/2023 at 12:04 — Responder

    El tamaño sí importa. A mí se me quedó cruzado en el esófago un paracetamol (tamaño XXL) y por poco me ahogo.
    De todas formas, prefiero quedarme con mi paracetamol gigante antes que atiborrarme a pastillas diminutas aunque por ello se me considere que estoy en una sociedad en desventaja…‍♀️

  2. Clara Aldán
    18/01/2023 at 08:45 — Responder

    Estos norteamericanos son rarunos hasta para la ingesta de medicamentos. Cuando estuve en Nueva York y en Chicago tuve que comprar aspirinas. Somos más pequeñas que las lentejas francesas y necesitas tomar varias porque la concentración del fármaco es pequeña. En fin, un gesto muy peliculero, pero, efectivamente, el tamaño sí importa

Deja una respuesta

Lo Que Captura La Mirada background image