Una existencia en el agua

Hacía años que nadaba, pero pocos meses desde que había creado una realidad paralela. En ella, su vida era perfecta. Ella era excelente. El dolor no existía, ni la opresión, ni la injusticia, ni inconvenientes, ni impedimentos. En esa existencia, ella era lista, era bonita, era valiente.

Hacía años que nadaba, pero pocos meses desde que había creado una realidad paralela. En ella, su vida era perfecta.

Valentía

El adjetivo cobarde había desaparecido de su vocabulario porque se enfrentaba a cualquier obstáculo con decisión y valentía. Resultaba sublime vivir en ese mundo magnífico, en el que ella no era ella.

Tan feliz se sentía que cada día dedicaba más horas a esa ensoñación acuática deseando prolongar esos momentos extraordinarios. 

Llegó a soñar con unas grandes y espléndidas branquias, que le permitieran pasar más tiempo bajo el agua y perpetuar su estado acuoso. También deseó unas aletas para mejorar su locomoción y su equilibrio, y una cola que le impulsara al nadar.

Alucinación

piscina ruinosa

Pero, esa ilusión, a veces alucinación, concluía en el momento que su piel arrugada, su vello de punta y su tiritona le recordaban la urgencia de salir del agua. Mediante gestos, la socorrista la alzaba con la grúa hidráulica y la sentaba en su silla de ruedas.

De nuevo, volvía a ser la mujer pusilánime, miedosa y apocada de siempre; regresaban los dolores, los terrores, la cortedad y la incapacidad para enfrentarse a su vida. Ya no era lista, ya no era bonita, ya no era valiente.

¡Suscríbete y te regalo una rosquilla!

Al suscribirte manifiestas tu acuerdo con nuestra política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

2 comments

  1. Cabrónidas
    22/04/2024 at 16:57 — Responder

    Seguía siendo humana, con todo lo que eso conlleva.

  2. Davinia
    30/04/2024 at 18:41 — Responder

    BRUTAL

Deja una respuesta

Lo Que Captura La Mirada background image