Se acaban las vacaciones . ¡Qué felicidad!

¡La felicidad después de un mes de vacaciones en familia es como encontrar un tesoro al final de un arco iris! Imagina esto: has pasado un mes completo con tus hijos, yernos y nietos. Ha sido un torbellino de diversión, risas y, por supuesto, caos. Pero ahora, finalmente, llega el día en que todos ellos hacen sus maletas y se despiden con sonrisas en sus rostros, listos para regresar a sus vidas cotidianas. Y tú, bueno, tú te quedas tranquilo.

Lotería

Es como si hubieras ganado la lotería de la tranquilidad. Durante ese mes, has sido cocinero, niñera, organizador de actividades y solucionador de disputas a tiempo completo. Has inventado juegos, preparado comidas interminables y escuchado las historias más inverosímiles sobre las aventuras de tus nietos en el jardín. Has sido un superhéroe disfrazado de abuelo o abuela, sin tregua ni descanso.

Pero ahora, el silencio reina en tu hogar. Las risas estruendosas se han transformado en un apacible susurro. Los juguetes y los desordenes han desaparecido mágicamente. Puedes caminar sin tropezarte con bloques de construcción o muñecas perdidas en el sofá. Es como si tu casa hubiera regresado a la calma de una película de época. No tengo que llamar a 8 personas y equivocar el nombre.

Tienes la libertad de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida nuevamente. Puedes tomar un café caliente sin que alguien te pida atención inmediata. Tus actividades diarias se han simplificado de manera sorprendente. Ya no tienes que planificar salidas al zoológico o al parque de atracciones; puedes pasear por el jardín en paz, sin romperte la espinilla contra el camión de juguete, ¡felicidad!.

Frigorífico

Además, el frigorífico comienza a recuperar su aspecto normal. Los alimentos infantiles, los bocadillos de colores brillantes y las golosinas que parecían multiplicarse por arte de magia en tu despensa están finalmente desapareciendo. Ahora puedes comprar comida que realmente te gusta, sin preocuparte por los gustos y disgustos de tus invitados.

Tus días se llenan de actividades que habías estado posponiendo. Esa novela que has querido leer durante meses finalmente tiene su momento. La tranquilidad te permite volver a descubrir tus pasatiempos y aficiones olvidados, y quizás incluso experimentar con nuevas aventuras, como tocarte las narices, arte que siempre has deseado dominar.

A medida que disfrutas de esta paz, no puedes evitar recordar los momentos felices que compartiste con tu familia durante ese mes. A pesar de las travesuras y los desafíos, esos momentos son tesoros que guardarás para siempre. Sin embargo, por ahora, estás decidido a aprovechar al máximo esta paz temporal.

En fin, la felicidad después de un mes de vacaciones con tus amados hijos, nietos, yernos y el periquito de Manolín , es una mezcla única de gratitud, nostalgia y alivio, mucho alivio.

¡Suscríbete y te regalo una rosquilla!

Al suscribirte manifiestas tu acuerdo con nuestra política de privacidad. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Lo Que Captura La Mirada background image